Argentour

SIGLO XIX

El siglo xix d. C. (siglo diecinueve después de Cristo) o siglo xix e. c. (siglo diecinueve de la era común) fue el noveno siglo del segundo milenio en el calendario gregoriano. Comenzó el 1 de enero del año 1801 y terminó el 31 de diciembre de 1900. Es llamado el “siglo de la industrialización”.

La característica fundamental de este siglo es que es un período de grandes cambios. La ciencia y la economía pueden promoverse entre sí, y el término “ciencia” propuesto por William Whewell en 1833 se convertirá en una parte básica del lenguaje en ese momento. La economía experimentará dos poderosas revoluciones industriales, la primera entre 1750 y 1840, y la segunda entre 1880 y 1914.

Políticamente, las nuevas ideas del siglo pasado sentarán las bases para las revoluciones burguesas, que se extenderán por todo el mundo a través del imperialismo y buscarán alianzas con el movimiento obrero. Para evitar su victoria, obtendrán sufragio universal; en filosofía sobre todo, estos principios provendrán de la mayoría de las tendencias ideológicas contemporáneas, como el idealismo absoluto, el materialismo dialéctico, el nihilismo y el nacionalismo. El arte tomará tiempo para comenzar el proceso de vanguardia, pero se basará en deportes como el impresionismo. 

A finales de siglo xix, debido a los desarrollos tecnológicos de la época, surgieron la fotografía y la animación de películas.

 

josé de san martin

General José de San Martín cruzando la Cordillera de los Andes

 

El tema de las fronteras de Argentina con sus vecinos ha sido ampliamente estudiado. Sin embargo, lo más difícil de acceder es la evolución de las fronteras interprovinciales.

A mediados del siglo XIX, solo la mitad del territorio argentino estaba actualmente ocupado. Las provincias del sur de la Patagonia y Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza y San Luis no están ocupadas por el Estado argentino, mientras que Chaco y Formosa, el norte de Santa Fe y Lo mismo ocurre con provincias como Santiago del Estero y el este de Salta.

En ese momento, los límites entre los territorios provinciales efectivamente ocupados no eran muy diferentes de los actuales.

Juan Manuel de Rosas

Se encontró un ejemplo elocuente al ver el mapa de la República Argentina del manual de geografía utilizado por la escuela durante el mandato de Domingo Faustino Sarmiento. El manual de Asa Smith, en 1873, sobre su quinta edición de la máquina de impresión Pablo Coni, dibujó un mapa con divisiones políticas, que no solo está relacionado con la política actual. La división es muy diferente, esto se debe a la ocupación del territorio en la segunda mitad del siglo XIX, pero debido a lo diferentes que son los límites entre las provincias ocupadas.

Las botas que representan a Jujuy hoy no tienen nada que ver con el contorno de la provincia en ese momento. La figura de Salta también está ausente. Como ahora, Tucumán se estira horizontalmente en lugar de verticalmente. Los contornos de La Rioja, Catamarca, Santiago, Córdoba, San Juan, San Luis y Mendoza también son muy diferentes de los contornos actuales.

Por otro lado, si excluimos la región norte (región desocupada) y Corrientes (luego fusionada con Misiones), Entre Ríos es más similar a las restricciones actuales, como Santa Fe, desde el fallo del presidente de los Estados Unidos Cleveland. Desde la concesión de parte del territorio de Brasil a Argentina, este fallo aún no se ha producido.

Batalla de Caseros

Si observa el mapa del manual geográfico utilizado por Sarmiento durante su presidencia, puede imaginar que si los residentes de la capital provincial sienten que pertenecen a su propia provincia, este sentimiento será más débil en las zonas rurales.

Según la modificación de los límites provinciales (como dijimos, en las zonas costeras, debido a que el río es un límite natural, el cambio es menos sensible), parece que los jujeños se convirtieron en salteños y viceversa; desde más tarde se convirtió en San Juan De San Luis (o viceversa), o de Santiago (más tarde se convirtió en Catamarca).

Lógicamente hablando, el cambio de límites se produjo en las zonas más áridas y menos habitadas, pero esto no impide el descubrimiento de importantes cambios territoriales entre provincias.

El General Roca junto a sus tropas durante la Campaña del Desierto

El hecho de que los estados-nación se consolidaron en las últimas décadas del siglo XIX significaba que el grado de conflicto entre las provincias era muy bajo. En la mayoría de los casos, las fronteras entre las provincias se determinaron con éxito sin confrontación importante y cierto aislamiento. 

Finalmente, el proceso de establecer la nacionalidad argentina a partir de la determinación de la ocupación y los límites territoriales tiene un proceso similar a nivel provincial, que ayuda a delimitar las entidades políticas, sociales y económicas de las tradicionales “catorce provincias”, que firmaron en 1853, el “Pacto de San José de Flores”.

Anotate en nuestro mailing

Recibirás noticias y ofertas de Argentina