Argentour
from €0,00
Check Availability

Plaza de Mayo

Vista General

Plaza de Mayo es el lugar de fundación de Buenos Aires, Argentina. Nació de la unión de Plaza de la Victoria y del Fuerte. En 1884, un Recova Vieja, el edificio que los separaba, fue demolida.

Se encuentra en el llamado centro de la ciudad de Buenos Aires, rodeado por las calles de Hipólito Yrigoyen, Balcarce, Rivadavia y Bolívar, cerca del barrio de  Monserrat. Tres rutas importantes comienzan desde el oeste: el presidente Julio A. Roca, el presidente Roque Sáenz Peña y la Avenida de Mayo. Hay varios monumentos y atracciones importantes a su alrededor: el histórico Cabildo, la Casa Rosada (sede de la administración estatal), la Catedral Metropolitana, el Ayuntamiento de Buenos Aires, la sede del Banco Nación y Sede de la AFIP.

En sus aproximadamente 2 hectáreas de terreno, tiene la estación de metro Plaza de Mayo (línea A), la catedral (línea D) y Bolívar (línea E), además de numerosas líneas de autobuses, es fácil cambiar el metro y andar por todos los rincones de la ciudad. Se puede decir que la caja de resonancia de muchas manifestaciones populares en el país, a excepción de la Declaración de Independencia y la lucha por conquistarla, siempre ha sido el lugar donde tienen lugar todos los eventos importantes a nivel nacional.

Origenes de Plaza de Mayo

De acuerdo con el “Reglamento de Descubrimiento y Población”, Felipe II emitió reglamentos en 1573 que la convirtieron en una ciudad, calle y plaza americana; el perímetro de la Plaza Mayor debe ser rectangular y de la mitad del ancho. Sin embargo, el 11 de junio de 1580, Juan de Garay fundó el Buenos Aires actual, asignó un cuadrado con 140 varas a cada lado, llamada Plaza Mayor o Plaza Grande, tiene solo la mitad del tamaño de la plaza de hoy (2 hectáreas) y ocupa la cuadra entre las calles actualmente llamadas Avenida Rivadavia, Hipólito Yrigoyen, Bolívar y Defensa.

Otra manzana, la que consiste en las calles Balcarce, Hipólito Yrigoyen, Rivadavia y Defensa, fue asignada a Juan Torres de Vera y Aragón, que nunca fue construida, y no fue abandonada por completo hasta 1608 por el fiscal general. Solicitó que se asignara a la plaza, pero en ese año, el padre de los jesuitas, con el permiso del gobernador Hernando Arias de Saavedra, ocupó el norte y construyó una pequeña iglesia y algunos pastos, que es San Ignacio, el origen del templo.

En 1617, a petición de Arias de Saavedra nuevamente, los jesuitas abrieron una escuela y ampliaron la iglesia.

Dos años después, el gobernador Juan Alonso de Vera y Zárate, heredero de Torres de Vera Aragón, construyó algunas casas frente a la capilla, y separado por un callejón, pero no importa quién fue el constructor, no obtuvo el salario del gobernador al que acusó. Después de perder el juicio, el gobernador tuvo que cerrar su tierra y venderla a Don Pedro de Rojas Acevedo en 1634, cuya viuda la donó en 1645 a los jesuitas. En 1649 los herederos de Vera y Zárate cedieron sus derechos a los mismos padres, con lo que éstos vinieron a quedar dueños legales de toda la manzana.

Sin embargo, debido a que estos edificios, además de ser feos, también obstaculizaron el campo de tiro de las fortalezas instaladas a lo largo del Río de la Plata en el este, y evitaron el movimiento de artillería durante el ataque, el gobernador Don Alonso Mercado Villacorta decidió comprar la problemática manzana y demoler el edificio existente en 1661. De esta manera, se reserva un nuevo terreno entre el fuerte y la Plaza Mayor, llamada Plaza de Armas, que es un simple vacío o páramo. Sin embargo, el muro de adobe de la iglesia se ha extendido a lo largo de este, y se utilizó para albergar a un piquete de tropas llamado de San Martín en 1680, para tratar con la Pampa local. Desde 1695, el fiel albacea ha vivido allí, y debe prestar atención al peso y al precio de los productos vendidos en la plaza. En 1717, también se utilizaron como garaje para las autoridades de la iglesia y muchos años después como garaje para gobernadores y gobernadores. La condición de construcción en 1800 es lamentable, y no fue demolida hasta 1822, dejando la tierra sin árboles, personas, caballos y carruajes atravesados, convirtiéndose en un lodo de lluvia.

 

Ubicación

Comentarios

Relacionados

Anotate en nuestro mailing

Recibirás noticias y ofertas de Argentina