Argentour

, Argentour

¿POR QUÉ EL NOMBRE?

La palabra gaucho tiene su origen en el quichua y mapuche “huacho”, que significa huérfano.

CARACTERISTICAS

IDIOMA

, Argentour

El idioma gauchesco combia palabras y expresiones de la colonia y los pueblos originarios, los cuales se reflejan en su cultura.

ALIMENTACIÓN

, Argentour

Como alimentación, el asado se complementa perfectamente a nivel dietético con el mate, yerba amarga que se bebe en infusión dentro de agua caliente.

RELIGIÓN

, Argentour

En líneas generales parece constatarse, especialmente en Argentina, una constante y gradual disipación de las creencias místicas, particularmente las creencias provenientes de las culturas aborígenes y del folclore gaucho, sin embargo nada parece ser lineal y se notan, particularmente en tiempos de crisis, reactivaciones de lo creencial.

ECONOMÍA

, Argentour

La vida ecuestre, la alimentación carnívora, la ruda intemperie, los vientos tónicos del océano y de la pampa, le crían magro, duro y ágil.

ORIGENES

Posiblemente los primeros gauchos fueron personas que rompieron sus ataduras con el pasado y se marcharon a la soledad de la gran Pampa donde había agua y pastos tiernos para el ganado. Aunque la teoria más fuerte es de origen indígena.

LOS HABITANTES DE LA PAMPA HÚMEDA

Los gauchos desarrollaron una increible habilidad para para dominar el caballo ( los cuales atrapaban del ganado cimarron-salvaje- que habitaba la llanura pampeana), como así también para usar las “boleadoras” (tres piedras ligadas por una cuerda que, al lanzarse, se enredan en las patas de las reses), el cuchillo, el lazo y las técnicas adecuadas para la salazón de la mejor carne del mundo.

El gaucho era una persona de gran respeto y de palabras cumplir, también conocido por su solaridad y favores (gauchadas).

UBICACIÓN

Los gauchos habitan tradicionalmente la Pampa Húmeda de Argentina y Uruguay, Paraguay y el sur de Brasil.

1730

, Argentour

1733

, Argentour

1737

, Argentour

1772

, Argentour

1803

, Argentour

HISTORIA Y TRADICIONES DEL GAUCHO

Hacia el año 1600, aparecen en el Litoral los gauderios o changadores. Estos fueron los primeros gauchos. Pocos años después los encontramos ya en la campaña bonaerense.

El ganado cimarrón tuvo mucho que ver, con la presencia del gaucho en estas tierras. En efecto, había por entonces en las desiertas llanuras pampeanas, miles de cabezas de vacas y caballos salvajes , sin dueños, denominados cimarrones. Y esos hombres que luego se llamaron gauchos empezaron a alejarse hacia la campaña donde podían subsistir sin mayor esfuerzo, pues con ese ganado de nadie satisfacían sus necesidades de sustento. Para comer bastaba con faenar un animal; lo demás lo brindaba la naturaleza : no les hacía falta nada más. De este modo empieza a dibujarse la imagen del gaucho libre , sin trabajo ni vivencia fija , recorre a caballo grandes distancias y duerme al descampado sobre su recado cuando lo sorprende la noche en la soledad de la llanura. Lleva una vida nómade y apartada de las ciudades.

Por entonces , las autoridades dan permiso a los dueños de tierras para realizar vaquerías , es decir, para recoger y faenar el ganado cimarrón. El gaucho trabaja en ellas y debido a las expediciones que tienen que hacer para buscar el ganado , se van alejando cada vez más de los centros poblados y se diseminan por las pampas. Fueron pues los primeros paisanos que fundaron una sociedad campesina.

Sabemos que hacia 1661, el gaucho deambula de rancho en rancho (así se le decía a su rustica casa) , con sus infaltables lazos y facones , vestido con calzoncillos blancos , chiripá , poncho y sombrero. Tales prendas y los aperos de su caballo son los únicos bienes del gaucho , para quién la sociedad se reduce a la familia y a los compañeros de pulperias.

Su primitiva casa era un miserable refugio , pero a medida que se afinca , el gaucho levanta el rancho de paredes de barro y cubre la puerta con un cuero. Ese rancho pobre y pequeño que todos dibujamos en los primeros grados de la escuela. Como le bastaba matar una vaca o novillo para alimentarse , comía casi exclusivamente carne – asada y sin sal – , porque ésta era muy cara. Del animal sacrificado solo aprovechaba un trozo de carne y el cuero de las patas para hacerse un par de botas para canjearlo por yerba , galletas , etc.

Tal tipo de existencia continuó hasta que a principios del siglo XVIII el ganado cimarrón había disminuido tanto por causa de tales matanzas, que las autoridades dejaron de otorgar permisos para vaquear.

Las botas de potro y las espuelas de plata o hierro fueron típicas de nuestros gauchos. Aún hoy los paisanos se enorgullecen al lucirlas. La bota de potro , abierta en la punta , se hace con el cuero de la pata del caballo , que es muy flexible. La abertura ( por donde pasó la tibia del animal ) permite al gaucho estribar con los dedos.

FOTOS HISTORICAS

EL GAUCHO EN LA CULTURA

Hoy en día, las mujeres aborígenes aun conservan la tradición, y confeccionan ponchos, mantas, tejidos en general con sus telares, en el noroeste y sur argentino.

Los hombres se dedican a la alfarería en la zona del noroeste y cestería en la mesopotámia en su mayoría.

Las fibras extraídas de las hojas del cocotero, eran torcidas sobre los muslos desnudos para convertirlas en sogas, hilos y piolines. Las raíces de karaguata (cardón), eran utilizadas en múltiples usos, hasta para confeccionar tejidos. Las hojas del yvíra (cardo sin espinas), les sirvieron para atar, hacer bolsos, redes y hamacas. Del piri (junco) y de totoras hicieron cortinas, esteras, alfombras y otros enseres. Las tiras extraídas de la raíz del guembepi, se usaban para hacer esterillas, redes, gruesas cuerdas, aplicaciones ornamentales de otros trabajos y para confeccionar yrupê (cedazo), u otros. El mandyju (algodón), proveía los más finos hilados. Aunque su cultivo, como el del tabaco, no se efectuaba en grandes escalas, la producción cubría sus necesidades. La tacuara, en sus distintos tipos, fueron ideales para la cestería. Las hojas de karanda´i (variedad de palmera), resistentes y durables, se utilizaron en diversos usos.

Confeccionaron hamaca, cordones, mantas, bolsos, cintas, vestiduras, cuerdas para transportar bultos o cruzar ríos. Fabricaron canoas, arcos, flechas, lanzas, macanas y cuantos elementos necesitaran para el descanso, la defensa, el transporte, las comodidades del hogar y adornos. Las hamacas, de diversas fibras, presentaban varios tipos de trama en su tejido, y borlas que adornaban sus costados.

Anotate en nuestro mailing

Recibirás noticias y ofertas de Argentina